jueves, 17 de diciembre de 2009

Impromptu


VIII

Recoged los escombros de la utopía
y aniquilad su aroma
en la soberbia de la embriaguez;
desde el silencio
haré germinar de nuevo el ideal.

IX

Llamad a vuestro lado
a constructores de salmos y te-deum,
su rastro de babas
espera vuestras órdenes;
en mis manos cantará el humilde jilguero.

X

Engordad vuestras filas
con los nostálgicos del sable
y la redención;
yo quedo con la simiente
que copula la tierra del Sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada