sábado, 24 de octubre de 2009

YA VES, CAROLINA



Distinguida y querida Carolina España: no te puedes hacer una idea de la alegría que ha supuesto para mí ver en un periódico de esta ciudad, Málaga, que no todo acoge y algo silencia, el comprobar que una nueva Colección de Poesía, “La misma Luz”, ha visto la luz, valga la redundancia, de la mano de Instituto Municipal del Libro que dirige Alfredo Taján, y por tanto de la mano, otra redundancia, del Area de Cultura que comanda don Miguel Briones, pues para los que amamos la Poesía esa noticia siempre es grata. Vale la pena, de verdad Carolina, que los papeles de los poetas no dancen lamentos de silencios por las interferencias de las distintas tribus poéticas que asolan nuestro perímetro urbano.

Recuerdo que el día del Pleno en que se debatía finiquitar la colección “Ancha del Carmen”, tú, Carolina, como portavoz municipal del PP, creo que también como amiga, te sentaste a mi vera y me hiciste una doble pregunta, a saber, ¿cuál era el presupuesto de Ancha del Carmen? y ¿qué podíais hacer para mantener ese proyecto poético?

A la primera, te contesté que desconocía los datos presupuestarios y a la segunda, fácil respuesta, que vuestro voto fuera a favor de no dinamitar poemas deseosos de ser publicados. No pudo ser, y ello, según dictamen que consta, creo yo, por problemas económicos; cosas de la maldita crisis querida Carolina que tú, como responsable de la economía municipal, debes saber mejor que nadie.

Lo que no comprendo sobre este asunto es que existan euros para una nueva colección de poesía y que sobre la otra, la perchelera “Ancha del Carmen”, vuele una ruina de mucho cuidado.

No es justa tal situación, a no ser que, como escribía un poeta mercenario, “Ancha del Carmen” sea la peor colección poética editada en los últimos 50 años en Málaga y yo, tu amigo quiero creer, sea un cínico y demagogo en toda la extensión de ambos términos.

Tú, amable Carolina, creo que no te sentirás bien ante este espectáculo injusto del Delegado Municipal de Cultura y de Taján, su lugarteniente y acaparador cultural, más que gestor.

De ti para mí, oh Carolina, creo que “Ancha del Carmen” murió de un empacho de churros, y no por los poemas de Rosa Díaz, Morales Lomas, Juan Manuel González, Pepe Sarria, Margarita Souvirón, María Victoria Reyzábal o Domingo F. Faílde, entre otros.

Desde las teclas del ordenador, recibe mi deseo de que no vuelvas a ser engañada por uno de los tuyos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada