sábado, 10 de octubre de 2009

¿UN NOBEL PARA LA ESPERANZA?



He repasado uno a uno todos los periódicos digitales de esta tarde, por ayer, y en todos ellos, por abrumadora mayoría, las encuestas sobre si Obama es merecedor del Nobel de la Paz dan resultado negativo y en todas ellas he votado un no como una casa.

Algo, fuera del común denominador de la ciudadanía, debe haber influido en el Jurado para alejarse de lo que pensamos la gran mayoría. Si valoramos que la adjudicación del Nobel de la Paz es una decisión política, no tiene más lectura que la de otorgar semejante galardón al ser más poderoso del planeta Tierra, o sea, es una decisión pelotillera y de puro mercadeo con la “Paz”.

Cuando durante dos semanas Obama sigue reunido con sus generales y espías de postín para estudiar si aumenta o no el número de soldados profesionales en la guerra que EEUU, del que Obama es Comandante General de su ejército, mantiene con Afganistán resulta al menos sorprendente esta decisión de la Academia noruega, más aún cuando las nominaciones al Nobel, o sea, las candidaturas, se cerraron doce días después del nombramiento de Barack como Presidente de los Estados Unidos de América.

Parece que los académicos han votado más la esperanza que la realidad y han colocado alrededor del insigne afroamericano una vitola de seguridad para que sea intocable, pero al mismo tiempo, ojalá no ocurra, han podido dejar en entredicho la fe, poca o mucha, que un Premio Nobel de la Paz puede despertar entre los ciudadanos por los restos de cadáveres que la guerra de Afganistán va dejando entre afganos y los componentes del multitudinario ejército internacional, incluido el español.

Siempre he mantenido que a las personas hay que juzgarlas, si es que hay que hacerlo, por sus actitudes y no por sus actos, o sea, más por lo que desean que por lo que consiguen, más por la esperanza que suscitan que por la realidad que muestran.

Ahí, tal vez en la esperanza, pueda asentarse tan precipitada decisión, pero desde luego que no en la realidad, a saber, Guantánamo, Afganistán, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada