viernes, 2 de octubre de 2009

Cuatrocientos, señor Briones



Sin prisas, midiendo los tiempos, silenciosa, romántica, utópica y sin desfallecer, la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen” anuncia hoy que su pequeño y humilde ejército se encuentra formado por cuatrocientos hombres y mujeres que aman la cultura y que están en contra del capricho de que el poder, concretado en don Miguel Briones, Delegado de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, dé por terminada una colección de poesía basándose en atolondradas mentiras y arrastrando en su capricho, por aquello de la mal entendida disciplina de partido, a compañeros y compañeras de su propio colectivo político, como son los casos de Francisco de la Torre Prados, Alcalde, y de todo su grupo parlamentario municipal.

No sé si los poetas “malditos”, no los “consagrados”, nos cansaremos de intentar hacer ver, no al señor Briones, sino al Alcalde y demás ediles del Partido Popular de Málaga, la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, esencialmente a la poesía, que en sus filas se encuentra el culpable de todo esta protesta contra lo que creemos un atentado a la Cultura, por más que se empeñen en conseguir esa deseada, por todos, Capitalidad Cultural de Europa.

A nivel muy personal sé, por una cierta experiencia, que es imposible hacer bajar de la columna del poder a Miguel Briones para que mantenga un intercambio de opiniones con los fundadores de la Plataforma. Es distante y furtivo en la mirada. Últimamente le he enviado un e-mail que bien leído, sé que lo ha hecho pero no me atrevo a decir que bien, hubiese posibilitado el final de esta andadura que a nadie interesa. Pero nada de nada, ha dado la callada por respuesta y ha empaquetado 50 ejemplares de los dos últimos libros de la colección de poesía Ancha del Carmen, ojo, correspondientes a 2008 y se los ha enviado a las autoras de dos excelentes poemarios, o sea, ha dejado a la ciudad de Málaga sin saborear directamente, de autor a público, el latido de la poesía.

Tan sólo desde la Alcaldía podríamos esperar una solución o, al menos, un porqué de la inhabilitación de una colección poética de poco coste económico, pero tampoco llega la invitación a dar salida a un conflicto que nadie, a excepción de Miguel Briones, desea.

Mientras tanto la afiliación a la disconformidad aumenta, la adhesión a la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen” llega a las clases populares y ya no es el Premio Nacional de Poesía o el catedrático de la Sorbona los que envían su adhesión sino también los malagueños de a pie, ferroviarios, estudiantes, amas de casa, desempleados y funcionarios.

A todo esto, Miguel Briones tiene paralizado un expediente personal que muy pronto sacaremos a la luz pública.

De dónde le viene tanto poder a Briones que puede sesgar parte de la confianza que numerosos malagueños tienen en el actual Alcalde. De dónde le viene, me preguntan numerosos malagueños. Por ahora no sé contestar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario