domingo, 18 de octubre de 2009

CHURROS Y POESÍA



Setecientas personas se encuentran ya adheridas a la Plataforma “Pro-Ancha del Carmen”, setecientas personas que desean que la Colección de Poesía “Ancha del Carmen”, que el Pleno del Ayuntamiento de Málaga finiquitó por alienarse y alinearse con el capricho del Delegado de Cultura Miguel Briones, vuelva a ver la luz.

Cuando la Plataforma llegó a las cien adhesiones, publiqué un copo que titulé “El ciento y la madre, señor Briones”, y también fui publicando distintos artículos al llegar a las doscientas, trescientas, cuatrocientas, quinientas y seiscientas y siempre, al final, con la coletilla “señor Briones”

Dado que dicho señor “no sabe-no contesta”, he pensado en cambiar el destinatario de dar a conocer la alegría de llegar a los setecientos integrantes de la Plataforma (en muy contadas ocasiones en Málaga se ha llegado a tal número reivindicativo, y desde luego que jamás en poesía), de ahí que, además de a usted, anónimo amigo lector, esta buena nueva vaya dirigida a Elías Bendodo.

El señor Bendodo es Presidente Provincial del Partido Popular, o sea, es un político profesional, pero no tecleo estas líneas en función de tan importante cargo, sino en ese otro que ostenta en el Ayuntamiento y pocos conocen, a saber, Presidente de la Comisión de Cultura.

Antes de que el Pleno aplicara la guillotina a la ilusión de “Ancha del Carmen”, la cuchilla fue perfectamente afilada en dos sesiones de la Comisión de Cultura, pues en dos ocasiones los concejales del PP ahogaron toda posibilidad de expansión poética a esta ciudad, Málaga.

Durante una de esas sesiones, quiero creer que celebrando algún acontecimiento feliz del señor Bendodo, se colocaron sobre la mesa cultural unos hermosos churros junto a la utopía poética. Serían, no más, las ocho y media de la mañana. Espléndida hora para comer churros y no tanto para hablar de poesía, pues ésta, la poesía, necesita de escasa luz y algún pampero.

Comprenderá usted, querido lector, que a esa hora el público era yo y nadie más que yo. Y además en silencio, aceptado las normas del rigor democrático. El señor Bendodo, Elías para los amigos, me invitó a comer churros. Se lo agradecí, aunque mi estómago decía otra cosa. La verdad es que aquello de los churros no fue un detalle exquisito y menos delante del público, o sea, de mí, pero tampoco es para echar un copo que arrastre más cosas. Y así fue como entre churros y churros, el PP malagueño se pasó por la piedra una colección de poesía.

Hoy, por ayer, leo que Elías Bendodo, Garrido Moraga y me imagino que Briones irán de pueblo en pueblo solicitando que los plenos de los ayuntamientos de la provincia de Málaga se adhieran al deseo de que la ciudad de Málaga se convierta en la capital Cultural de Europa en 2016, deseo que comparto y firmé.

Tan sólo solicito desde mi modestia que todos los ediles de la provincia de Málaga dejen los churros para otra ocasión y que también pidan el restablecimiento de la Colección de Poesía “Ancha del Carmen”, señal inequívoca para que en Bruselas se crean que va en serio lo de la capitalidad.

Por ello brindo, pero sin churros de por medio.

2 comentarios: