miércoles, 19 de agosto de 2009

TATIANA Y EL RON PAMPERO





Tatiana Mamoeva es una poeta rusa que ha entendido perfectamente los descosidos que el Delegado Municipal de Cultura, Miguel Briones, ha hecho en el tejido poético en esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

Pues bien, esta mañana de vuelta al viejo apartamento, tras haberme puesto en comunión con un cielo azul que cubría todo lo que abarcaba mi vista de marismas, caracolas, espumas, ficus y barcos de pesca saliendo de la bocana del puerto del Terrón navegando por el Río Piedra en busca de la desembocadura que los lleva al Atlántico dejando a poniente El Rompido y a levante La Antila, a la vuelta, ya decía, bendiciendo la eucaristía vivida, me he puesto en contacto con el universo humano a través de las teclas del ordenador y me he encontrado con un correo de Tatiana en el que me preguntaba, haciendo referencia a último o penúltimo copo, que significaba “un pampero de puta madre”.

Tatiana Mamoeva está perfeccionando el castellano o español y se interesa por cualquier expresión que no tenga incorporada a su personal diccionario.

Lo del “pampero de puta madre es de más difícil explicación, pero vamos a ello: pampero es la marca de un ron dulzón, pero sin llegar a empalagoso. Se combina con hielo, coca-cola y un trocito de limón, aunque antes por el borde del vidrio se pasa varias veces un gajo de limón; te lo digo de verdad, querida Tatiana, está buenísimo, esta última palabra, buenísimo o buenísima, cuando se está en plan compadre, o sea, a gusto y en intimidad, se transforma en “de puta madre”, que desde luego no es el término más apropiado; pero, Tatiana, en Feria todo se perdona.

Un beso (muestra de amor), un verdial (típico cante y baile malagueño) y un vino de Los Montes (un vino dulce y milagroso de Málaga), para ti, Tatiana.

1 comentario:

  1. Jose: Gracias por la explicación y saludos de mis amigos rusos quienes se interesan también por la expresión "pampero de puta madre"

    ResponderEliminar