martes, 25 de agosto de 2009

ES EN LA NOCHE...



Es en la noche, cuando el murmullo descansa en las telarañas de las grises camas y los niños sueñan a ser jinetes de alados caballos, es en la noche, decía, cuando el poeta despliega la red de la búsqueda de su voz por la ribera de la utopía.

Sabe que la palabra nos descansa, sino que vive en el brusco acantilado de la verdad que conmueve el equilibrio de la razón.

Porque una mente desequilibrada es capaz de crear. Un hombre en busca del sentido común es un proyecto asesinado sin posibilidad de ser.

Por ello, el verdadero creador, el poeta, rompe una y otra vez las cadenas que enmudecen su voz.

De cada blasfemia a la cotidianidad, brota un verso, un racimo de palabras, un poema, un grito de esperanza en la desértica niebla donde cuelgan los clónicos ramajes de los insulsos poetas que siempre escriben lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario